9 – 15 marzo – Jacob 1–4 | Escuela Dominical



Perdonada, por Greg K. Olsen
Reconciliaos con [Dios] por medio de la expiación de Cristo
Jacob 1–4 contiene muchas enseñanzas que se aplican a nuestra época. Al leer esos capítulos, considere cómo podría ayudar a las personas a quienes enseña a vivir la doctrina que Jacob enseñó.

Anote sus impresiones

icono de compartir

Invitar a compartir

Para ayudar a los miembros de la clase a compartir ideas que se encuentran en Jacob 1–4, podría darles tiras de papel e invitarlos a que escriban la referencia de algún pasaje de esos capítulos que sea significativo para ellos. Ponga las tiras de papel en un recipiente, saque algunas de ellas e invite a las personas que hayan escrito la referencia a compartir sus sentimientos al respecto.
icono de enseñar

Enseñar la doctrina

Los maestros rectos trabajan diligentemente por el bienestar de las almas.

  • Para comenzar un análisis sobre los empeños diligentes de Jacob entre su pueblo, podría pedir a los miembros de la clase que compartan experiencias en las que hayan sido bendecidos gracias al servicio de algún líder de la Iglesia, o bien, considere pedir a un líder de la Iglesia local —líder anterior o actual— que hable de alguna ocasión en la que haya sentido la inspiración de ayudarle a alguien. Después, los miembros de la clase podrían encontrar palabras y frases en Jacob 1:6–8, 15–192:1–11; y 4:18 que les ayuden a comprender cómo se sentía Jacob en cuanto a su llamamiento y a las personas a quienes servía. ¿Cómo hemos visto a nuestros líderes magnificar sus llamamientos? ¿Qué sugieren esos versículos en cuanto a la manera en que deberíamos apoyar a nuestros líderes?
Al igual que Jacob, los miembros de la Iglesia “[magnifican su] oficio ante el Señor”.

Debemos evitar el orgullo y tender la mano a los necesitados.

  • El Señor dio fuertes advertencias a los nefitas en cuanto al orgullo. Para ayudar a comenzar un análisis de ese tema, podría comunicarse con anticipación con algunos miembros de la clase y pedirles que busquen maneras en las que el adversario promueve el amor hacia las riquezas en nuestro mundo hoy en día. Después, invítelos a compartir con la clase lo que hayan observado. Los miembros de la clase podrían trabajar en grupos de dos para leer Jacob 2:12–21 y encontrar lo que el Señor enseñó sobre la forma en que deberíamos ver las riquezas materiales. Después, ellos podrían elaborar y compartir un cartel que promueva ese principio. Concédales tiempo para que reflexionen en forma individual en cuanto a lo que pueden hacer para aplicar lo que hayan aprendido del mensaje de Jacob.
  • Ellos podrían repasar Jacob 2:12–21 y escribir sus preguntas para agregarlas a la lista del élder Perry. ¿Qué agrega la declaración del élder Perry que se encuentra en “Recursos adicionales” a nuestra comprensión de las enseñanzas de Jacob?

El Señor se deleita en la castidad.

  • El élder David A. Bednar enseñó que vivimos “en un mundo que se burla cada vez más de la santidad de la procreación y minimiza el valor de la vida humana” (“Creemos en ser castos”, Liahona, mayo de 2013, págs. 41–44). ¿Cómo podría ayudar a los miembros de la clase a utilizar Jacob 2:23–35 para contrarrestar los mensajes del mundo sobre la castidad? Una manera podría ser escribir en la pizarra: ¿Cómo se siente el Señor en cuanto a la castidad?, e invitar a los miembros de la clase a que encuentren respuestas para esa pregunta. Algunos de ellos podrían escudriñar Jacob 2:23–35 y otros podrían buscar en el discurso del élder Bednar que se menciona arriba. Ellos podrían hacer una lista en la pizarra de las respuestas que encuentren. Para analizar las normas y las bendiciones que tienen que ver con la ley de castidad, podrían repasar “La Pureza Sexual” (Para la Fortaleza de la Juventud, págs. 35–37) o ver uno de los videos que se mencionan en “Recursos adicionales”. ¿Cuáles son las bendiciones de vivir una vida casta?

Los nefitas creyeron en Jesucristo.

  • Jacob deseaba que supiéramos que aunque él y su pueblo vivieron cientos de años antes del ministerio mortal del Salvador, ellos sabían de Él y se dirigieron hacia Él para su salvación. Según Jacob 4:4–5, ¿por qué observaban los nefitas la ley de Moisés? ¿Qué tenemos en nuestra época que dirija nuestra alma hacia el Salvador? ¿Qué símbolos o semejanzas empleó Jacob para enseñar en cuanto a Jesucristo? (véase también Génesis 22:1–13).

Puedo evitar la ceguera espiritual al centrarme en el Salvador.

  • ¿Alguien de la clase, se ha hecho un examen de la vista recientemente? Si es así, podría pedirle a esa persona que describa la forma en que el médico evaluó su vista. Pida a los miembros de la clase que compartan lo que piensan que significa estar ciego espiritualmente. ¿En que se asemeja la ceguera espiritual a la ceguera física? Invítelos a sugerir maneras en las que podemos evaluar si estamos ciegos espiritualmente. También podrían repasar Jacob 4:8–18 y sugerir algunas cosas que podríamos hacer para aumentar nuestra capacidad para “ver” las cosas espirituales.
  • El élder Quentin L. Cook describió cuatro maneras en las que podríamos “traspasar lo señalado” en nuestra época (véase “Recursos adicionales”). ¿Qué agregan sus palabras a nuestra comprensión de Jacob 4:13–15? ¿Qué significa traspasar lo señalado? ¿Cómo podemos evitar traspasar lo señalado?
icono de aprender

Alentar el aprendizaje en el hogar

Para inspirar a los miembros de la clase a leer Jacob 5–7, dígales que busquen la respuesta a la pregunta que se encuentra en Jacob 4:17 a medida que lean en espíritu de oración los tres capítulos siguientes.
icono de recursos

Recursos adicionales

Nuestras actitudes hacia la riqueza material

Haciendo alusión a Jacob 2:13–19, el élder L. Tom Perry enseñó: “Por lo tanto, debemos prestar atención al consejo de Jacob. Debemos leer estos pasajes como si hubieran sido escritos expresamente para nosotros en esta época, porque en realidad lo fueron. Sus palabras deben motivarnos a hacernos una autoevaluación: ¿Colocamos las cosas en nuestra vida en el orden correcto? ¿Invertimos, primero y principalmente, en las cosas que son de naturaleza eterna? ¿Es eterna nuestra perspectiva? ¿O hemos caído en el error de invertir primero en las cosas del mundo, olvidándonos después del Señor?” (véase “Edifiquemos el reino de Dios”, Liahona, julio de 1987, pág. 32).

Videos sobre la castidad (ChurchofJesusChrist.org)

  • “Yo escojo ser limpio”

  • “La castidad: ¿Cuáles son los límites?”

  • “Normas: La pureza sexual y la modestia – La verdadera confianza”

Traspasar lo señalado

El élder Quentin L. Cook enseñó cómo podemos “traspasar lo señalado”:

“La sustitución de las verdades del Evangelio por las filosofías de los hombres”

“A algunas personas parece avergonzarles la sencillez del mensaje del Salvador y quieren añadir complejidad, e incluso obscuridad, a la verdad para hacerla más intelectualmente estimulante o más compatible con las tendencias académicas actuales… Traspasamos lo señalado cuando nos negamos a aceptar las verdades sencillas del Evangelio tal y como son”.

“El fanatismo evangélico”

“Traspasamos lo señalado si elevamos cualquier principio, no importa lo valioso que pueda ser, a una preeminencia tal que disminuya nuestro compromiso con otros principios igualmente importantes o si adoptamos una postura contraria a las enseñanzas de las Autoridades Generales”.

“Hazañas puramente simbólicas y de poco valor como sustituto de la consagración diaria”

“Algunos miembros expresan que se comprometerían con entusiasmo si se les diera un llamamiento importante, pero no consideran que el de maestro orientador o de maestra visitante [ahora llamados hermanos y hermanas ministrantes] sea lo suficientemente meritorio o heroico para que tengan que dedicarle un gran esfuerzo”.

“El poner las reglas en un plano más elevado que la doctrina”

“Las personas que se comprometen a seguir las reglas sin tener en cuenta la doctrina y el principio son particularmente susceptibles a traspasar lo señalado” (véase “Traspasar lo señalado”, Liahona, marzo de 2003, págs. 21–24).