11 formas de ayudarte a ser más resistente

Nutrir sus relaciones es una de las formas que pueden ayudarlo a ser más resistente.
Nutrir sus relaciones es una de las formas que pueden ayudarlo a ser más resistente.

El año 2020 probablemente nos ha arrojado más pruebas que la última década combinada. Nos ha afectado a la mayoría de nosotros, si no a todos, en casi todos los aspectos de nuestras vidas. La buena noticia es que podemos arreglárnoslas, a nuestro propio ritmo, utilizando mecanismos que funcionen para nosotros personalmente.

Una habilidad que puede ayudarnos es la resiliencia. La resiliencia es la capacidad no solo de recuperarse de los reveses y dificultades de la vida, sino también de adaptarse bien al cambio y encontrar un profundo crecimiento personal de la adversidad. Es algo que, una vez aprendido, puede afectar nuestros comportamientos, pensamientos y acciones. Entonces, ya sea que estemos pasando por un momento difícil en este momento o simplemente queramos estar preparados cuando lleguen las pruebas, aquí hay 11 formas de fomentar la resiliencia en nosotros mismos.

Cree en ti mismo. 

Esta es la forma más importante para que desarrollemos resiliencia. Tenemos que creer que lo valemos. Tenemos que creer que lo que nos ha llevado tan lejos en la vida son las lecciones que hemos aprendido y las decisiones correctas que tomamos. Tenemos que creer que somos capaces de prosperar.

Si no se siente así consigo mismo debido a errores que podría haber cometido, recuerde la última vez que estuvo en una situación similar. Recuerda todo lo que ya has superado. Recuerde cuán duro luchó para llegar a donde está ahora y cuán lejos ha llegado de donde comenzó.

Cree en ti mismo porque alguien tan poderoso, eterno y perfecto lo hace. Nuestro Padre Celestial sabe exactamente de lo que somos capaces. Dentro de nosotros hay atributos piadosos y un potencial divino que pueden darnos fuerza y ​​confianza para superar nuestras pruebas.

Otra cosa que puedes probar es el diálogo interno positivo. Se siente tan bien cuando otros nos animan o creen en nosotros. Pero puedes darte ánimos y cumplidos todos los días. Si lo hizo bien y nadie se dio cuenta, dese una palmada en la espalda y diga: “¡Buen trabajo!”. Si cree que no lo hizo tan bien, agradézcase por hacer todo lo posible. ¡El diálogo interno positivo puede ser de gran ayuda!

Cuidate a ti mismo

El cuidado personal es una palabra de moda en los medios de comunicación y en las plataformas sociales todos los días, pero es más que una palabra de moda porque nuestro bienestar personal depende de ello. El cuidado personal significa nutrirnos mental, espiritual, física, emocionalmente y en todas las áreas que abarca el bienestar.

El cuidado personal es muy personal y varía de persona a persona. Podría ser una hora de tranquilidad diaria o durante el fin de semana para leer o meditar. Podría ser ejercicio regular y una alimentación saludable o un fin de semana viendo sus películas favoritas. Podría significar un día de spa, un baño de burbujas o un día sin los niños. Podría ser hacer algo que le guste o inscribirse en una clase para aprender algo nuevo. Podría significar un día con amigos o alejarse lentamente de las relaciones tóxicas, establecer límites y decir no.

El cuidado personal puede significar muchas cosas, pero una cosa es segura, no es un placer culpable o algo que debamos hacer como último recurso para recuperar la cordura. Es una búsqueda de toda la vida para mantener una salud vibrante, armonía y felicidad en nuestras vidas. Puede transformar nuestras vidas para mejor.

Cuando nos nutrimos a nosotros mismos, aumenta nuestra capacidad para soportar los desafíos. Nuestra mente, cuerpo, corazón y espíritu están listos para enfrentar desafíos porque ya hemos desarrollado una rutina para ayudarnos a lidiar con el estrés y que puede sostenernos durante los momentos difíciles.

Cuidarse uno mismo no es egoísta. De hecho, nos ayuda a ser más desinteresados.

Acepte que el cambio es inevitable

Nos guste o no, el cambio siempre será constante, no importa lo bien que planeemos nuestras vidas. Cuando aceptamos que el cambio es parte de la vida, nos ayuda a estar más abiertos a salir de nuestra zona de confort y evolucionar como persona. Estaremos más cómodos y preparados cuando la vida altere repentinamente algo que habíamos planeado o esperado.

Saber que el cambio puede ocurrir en cualquier momento también puede ayudarnos a prepararnos para los planes de contingencia y enseñarnos a ser más estratégicos cuando todo va mal. Fomenta la flexibilidad para redescubrirnos a nosotros mismos: nuestras metas, deseos, lo que necesitamos para nuestro bienestar interior y cómo encontrar la realización personal. Incluso podríamos encontrarnos embarcándonos en nuevas direcciones que nunca creímos posibles.

También aceptamos más cuando nuestras metas ya no son alcanzables dada nuestra situación actual y cambiamos nuestro enfoque hacia lo que podemos hacer para mejorar nuestra situación. Tener esta mentalidad nos permitirá reconocer las cosas buenas que provienen del cambio, o contar las bendiciones que recibimos todos los días a pesar de nuestras dificultades.

Acepta circunstancias que no se pueden cambiar

Cuando las cosas no salen como esperamos, tendemos a insistir en “lo que podría haber sido” y “y si”. Muchas veces soñamos despiertos con lo que deseamos que hubiera sucedido y nos quedamos atascados en desear cosas sobre las que no tenemos control. Esto puede causarnos una gran cantidad de estrés y agotamiento y evitar que crezcamos y vivamos nuestras vidas libremente.

La verdad es que hay cosas sobre las que no tenemos control, no importa cuánto lo intentemos. Cuanto antes nos demos cuenta de esto, antes podremos liberarnos del bagaje del pasado, aumentar nuestra autoestima y hacer crecer nuestra confianza para perseguir las mismas cosas que hacen que nuestra alma se sienta más viva.

Puede ser muy difícil, incluso aterrador. Pero aceptar es más fácil cuando te concentras en la sensación liberadora y estimulante de dejar ir y dejar de preocuparte por las cosas que no puedes cambiar.

Reconozca que su lucha es válida, sin importar con qué esté luchando

Nuestras luchas individuales varían. Incluso luchas similares pueden presentarse en diferentes grados y formas. Ninguna lucha es igual. Entonces, la próxima vez que escuches a alguien decir que no debes preocuparte porque otros lo tienen mucho peor, no debes sentirte culpable.

Tenemos todo el derecho a sentir que estamos luchando, independientemente de lo que hayan pasado otros en relación con nuestra experiencia. Habrá otros que no se verán afectados por algo que nos esté estresando, pero eso no significa que lo que sentimos no sea real. El hecho de que otros puedan enfrentarlo mejor no significa que nuestra lucha no sea válida. Cada uno de nosotros lidia con nuestras luchas de manera diferente. Así que seamos más amables con nosotros mismos. Cuanto antes reconozcamos que estamos luchando, antes podremos tomar medidas para resolver lo que sea que estamos luchando y seguir adelante.

Establezca pasos manejables para resolver el problema. 

Una vez que reconozca que está luchando con algo, debe actuar. No puede simplemente sentarse y esperar que el problema desaparezca. El primer paso es definir su meta, luego desarrollar pasos realistas que lo ayudarán a avanzar hacia su meta. También puede reflexionar sobre las cosas que podría haber hecho mejor en ese tipo de situación. Esto le ayudará a no cometer los mismos errores que podría haber cometido en el pasado.

Y cuando logres algo que te acerque un paso más a tu objetivo, ¡celébralo! Date algo de crédito, incluso si parece que es una pequeña victoria. Si las cosas se vuelven abrumadoras y se siente desanimado, concéntrese en el progreso que ha logrado hasta ahora.

Trabajar de manera proactiva para resolver nuestros problemas o alcanzar nuestras metas nos ayuda a sentirnos más en control de nuestras vidas. Este sentimiento puede empoderarnos y motivarnos incluso en medio de la adversidad.

Resolver un problema no ocurre de la noche a la mañana. Requiere compromiso y perseverancia hasta alcanzar nuestras metas.

Construye y fortalece relaciones. 

Incluso cuando pensamos que podemos hacerlo todo solos, el apoyo social en todas sus formas tiene un papel importante que desempeñar en nuestras vidas. Las relaciones que fomentan el amor, la confianza, el aliento y la seguridad de nuestro valor pueden ayudar a aumentar nuestra resiliencia. Nos ayuda a sentirnos más a gusto cuando tenemos personas que realmente se preocupan por nosotros, tanto en los buenos como en los malos momentos.

Así que fortalece esas relaciones, de cualquier forma que puedas. Envía un mensaje de texto o ponte al día durante 5 minutos por teléfono. Comparta sus hitos y celebre con ellos de cualquier forma posible dadas nuestras circunstancias actuales. Apoya sus negocios, dales un seguimiento en sus cuentas de redes sociales para mantenerte conectado y al tanto de lo que sucede en sus vidas.

Fortalecer una relación es diferente para todos, así que explore lo que funciona para usted y las personas que ama y cuida. Si aún no tiene relaciones sólidas, tal vez sea hora de salir un poco de su zona de confort y encontrar a alguien con quien pueda realizar actividades, pequeños pasos que pueden florecer en una amistad que tal vez nunca supo que necesitaba.

Aproveche sus puntos fuertes existentes. 

Todos hemos estado en un viaje difícil, de una forma u otra, pero el hecho de que todavía estemos aquí significa que pudimos salir adelante de alguna manera. Y debido a que hemos pasado por ese viaje difícil, todos tenemos fortalezas que nos han ayudado a perseverar ante la dificultad, atributos personales como la capacidad de mantener la calma en medio de una discusión acalorada o la capacidad de ver la plata. revestimiento en cada situación.

Cuando enfrente tiempos difíciles, recuerde que ya tiene fortalezas existentes que puede utilizar y aprovechar y que lo ayudarán a superarlo.

Cultiva una actitud positiva. 

La positividad significa mucho más que simplemente “ver lo bueno” en todas las cosas. También significa reconocer que las emociones desagradables son parte de la vida y son esenciales para nuestro crecimiento. Significa que podemos ver las cosas que no funcionan, dándonos la oportunidad de mejorarlas. Es comprender que los desafíos son temporales y pueden enseñarnos una o dos cosas sobre la vida. Cultivar una actitud positiva requiere un esfuerzo consciente al principio, pero con un esfuerzo constante, será más natural cuando lo necesitemos.

La positividad no solo nos ayuda a sobrevivir. Es clave cuando queremos prosperar.

Evite las salidas negativas. 

Puede ser tentador recurrir al alcohol, las drogas u otras sustancias para aliviarnos temporalmente de nuestro dolor y sufrimiento, pero estos pueden hacer más daño que bien. O podemos sentir la tentación de ir a lugares oscuros con música fuerte para apagar nuestras mentes, pero nuevamente, este tipo de salidas son temporales e incluso pueden ser dañinas si no tenemos cuidado. Algunos buscan personas que son negativas o tristes, pensando que las entenderán mejor, pero esos amigos solo aumentan la negatividad en nuestras vidas, en lugar de ayudarnos a sanar.

La verdad es que todo esto no puede curar nuestro dolor en absoluto. En cambio, concentre su tiempo y energía en cosas que lo ayudarán y en personas que puedan guiarlo cuando se sienta perdido. Acude a personas en las que puedas confiar que se preocupen por tu bienestar, intercambiando salidas negativas por otras más positivas y alentadoras.

No hay otro camino a seguir que a través. 

Cuanto antes comprendamos esta verdad, antes podremos levantarnos y recuperarnos. Puede ser tentador dejar de lado nuestras luchas y lidiar con ellas más tarde, pero es como un equipaje que tenemos que cargar por una escalera. Cuanto más peso llevemos con nosotros, más difícil será y más nos ralentizará. Entonces, cuando se presente una lucha, enfrentémosla de frente. Algunos equipajes tomarán solo un poco de esfuerzo y tiempo para descargar y otros tomarán mucho más, pero si los tratamos tan pronto como podamos y actuamos para hacerlos un poco más livianos cada día, podremos avanzar con menos peso. sobre nuestros hombros.

Aumentar nuestra resiliencia requiere tiempo y esfuerzo. No es algo que podamos desarrollar de la noche a la mañana. De hecho, es una búsqueda de toda la vida que debemos seguir persiguiendo. A medida que lo hacemos, aumentará nuestra capacidad para superar los desafíos y adaptarnos al cambio. Incluso puede transformar nuestras vidas para mejor si lo dejamos.

Fuente: faith.ph