¿Por qué se mencionan los caballos en el Libro de Mormón?

Imagen vía Book of Mormon Central, con “Horses Running” de TNS Sofres en Flikr
Y aconteció que el pueblo de Nefi cultivó la tierra, y aprodujo toda clase de granos y de frutos, y crio rebaños de reses, … y también muchos caballos.“.
Enós 1:21
Lo que sabemos.
Cuando
Enos describe la vida nefita en su día (siglo V a. C.), dice que criaron
“muchos caballos” ( Enós 1:21 ). La
mención de los caballos entre los animales domesticados mantenidos por los
pueblos del Libro de Mormón ha generado dudas en la mente de algunas personas,
debido a la opinión predominante de que no se encontraron caballos en las
Américas durante la época precolombina. Los caballos se mencionan solo en
algunas ocasiones en el Libro de Mormón (la última mención es en la época de
Cristo):
  • Los caballos se mencionan una vez, en el recuento de Moroni del
    registro de Éter, como uno de los animales que fueron “útiles para el
    hombre” entre los jareditas durante el reinado de Emer ( Éter 9:19 )
  • Nefi menciona caballos salvajes entre los animales que se
    encuentran al llegar a la Tierra Prometida ( 1 Nefi 18:25 )
  • Enos dice que en su tiempo, los nefitas criaron “muchos
    caballos” ( Enos 1:21 ),
    pero no se menciona cómo y por qué se usaron.
  • El rey Lamoni tenía caballos que Ammón y otros sirvientes
    prepararon para una procesión real ( Alma 18: 9–10,12 ; 20: 6 )
  • Se incluyeron caballos entre el ganado y las provisiones que
    tomaron los nefitas cuando salieron de Zarahemla y se retiraron durante
    siete años a un sitio más seguro como táctica defensiva contra los
    ladrones de Gadiantón ( 3 Nefi 3:22 ; 4: 4 ; 6: 1 ) 1
En
este pequeño puñado de referencias, ningún texto dice que los caballos fueron
montados o utilizados en la batalla. A veces se mencionan con carros, pero
en realidad nunca se describen como tirando de ellos. Es
difícil determinar exactamente qué tipo de papel desempeñaron en la vida diaria
de los pueblos del Libro de Mormón, excepto decir que fueron
“útiles”. 
En 3 Nefi 4: 4 , se menciona a los caballos
como una de las disposiciones “reservadas para sí mismos … para que
puedan subsistir por el espacio de siete años”. La palabra
“subsistir” puede implicar que los caballos en ese tiempo desesperado
fueron utilizados como alimento. Afortunadamente, los nefitas tuvieron éxito
en su estrategia defensiva y finalmente pudieron regresar a sus propias
tierras, “cada hombre, con su familia, sus rebaños y manadas, sus caballos
y su ganado, y todas las cosas que les pertenecían” ( 3 Nefi 6.1 ). Estos detalles
limitados parecen permitir la observación de Brant Gardner: “El ‘caballo’
del Libro de Mormón nunca cumple las funciones que esperamos de un
caballo”. 2
Los
lectores pueden interpretar la presencia de caballos en el Libro de Mormón de
diferentes maneras.
1. Caballos en el registro arqueológico
Quizás
el enfoque más directo es asumir que los caballos, que posteriormente se
extinguieron, estaban disponibles en el área donde vivían los nefitas y los
lamanitas. No es inusual que los documentos de fuentes primarias mencionen
cosas que los arqueólogos no pueden probar. De hecho, se espera que
los documentos auténticos nos brinden nueva información sobre el pasado. 3
La
consideración reciente de los huesos de caballo encontrados en cuevas en la
península de Yucatán concluyó que “la posibilidad de la supervivencia [del
caballo] en los tiempos arcaicos en los trópicos estadounidenses … debe ser
considerada”. 4 En 2015, Daniel
Johnson recopiló y resumió datos que respaldan la presencia de caballos en la
antigua América, incluidas obras de arte, la datación de algunos huesos de
caballos y la variedad y distribución de caballos en los primeros tiempos postcolombinos. 5 En 2017–2018, el Dr.
Wade Miller, un geólogo y paleontólogo respetado internacionalmente, realizó
pruebas de radiocarbono en especímenes de caballos encontrados en
México. Tres de ellos regresaron fechas dentro de los tiempos del Libro de
Mormón. 6 6 Esta evidencia aún
es tentativa, pero proporciona un apoyo creciente a la presencia de caballos en
Estados Unidos durante los tiempos precolombinos y posteriores al Pleistoceno.
2. Nefi podría haber tomado prestada la palabra “caballo”
Otro
enfoque a esta pregunta sugiere que la palabra “caballo” en el Libro
de Mormón se está utilizando para referirse a un animal diferente. A lo
largo de la historia, cuando los inmigrantes y los viajeros han encontrado
especies nuevas y desconocidas, a menudo han aplicado etiquetas de su propio
idioma que originalmente se referían a diferentes animales. 7 En muchos casos, el
término prestado se ha convertido en el nombre común.
Por
ejemplo, los griegos acuñaron el nombre de hipopótamo , que
literalmente significa “caballo de río”. 8 El bisonte americano
todavía se llama coloquialmente búfalo, lo que técnicamente se
refiere a una especie diferente, una práctica que comenzó con los cazadores
franceses que primero exploraron el oeste americano. Los términos alces y petirrojos también
fueron aplicados a los animales estadounidenses por los europeos, a pesar de
que se usan en referencia a especies totalmente diferentes en el Viejo
Mundo. 
Relevante
para el tema de los caballos en el Libro de Mormón es la confusión lingüística
que el caballo causó cuando llegó el español por primera vez. Diferentes
grupos mayas y aztecas aplicaron sus etiquetas para ciervos o tapires a
los caballos de los españoles, sin una mejor palabra. 9 Quizás los pueblos del
Libro de Mormón hicieron la misma conexión a la inversa, aplicando su término
del Viejo Mundo para “caballo” a otras especies. 
3. “Caballo” podría ser el resultado de la traducción

También
es posible que “caballo” sea un “anacronismo
traductor”. Brant Gardner explica: “No necesitamos buscar más
allá de la traducción de la Biblia en King James de ejemplos de anacronismos
que ocurren solo en la traducción y no en el texto que se está
traduciendo”. Un ejemplo destacado es la mención de velas ,
que no fueron inventadas en tiempos bíblicos, aunque el término se usa en
referencia a las lámparas de aceite. “Por lo tanto, la palabra vela es
un anacronismo, pero solo en la traducción”. 10
Sin
el texto original, es imposible estar seguro de si “caballo” es un
cambio de préstamo que hicieron los nefitas o un anacronismo causado por la
traducción, pero en cualquier caso la palabra “caballo” no se
referiría a lo que los lectores de hoy podrían asumir o esperar. . Uno
debe ser consciente de estas posibilidades al leer referencias a caballos y
otras plantas y animales que comúnmente no se pensaba que estaban en las
Américas durante los tiempos del Libro de Mormón.
El porque
Por
qué los caballos se mencionan en el Libro de Mormón no está
declarado. Cómo se usaron, cuándo y por quién, no se dice. De hecho,
la necesidad de decir que fueron útiles en algunas ocasiones parece implicar
algo notable o inusual, de lo contrario no sería necesario mencionar el
punto. De hecho, en muchas culturas y en varias topografías, los caballos
no son útiles, son difíciles de domar y costosos de mantener. 
Si
bien no hay una respuesta definitiva a por qué los caballos se mencionan en el
Libro de Mormón, cada una de estas perspectivas crea espacio para una mayor
exploración, preguntas, comprensión y, especialmente, fe. Cada posible
explicación también enseña lecciones importantes sobre arqueología, escritos
antiguos y traducciones que deben tenerse en cuenta al considerar información,
ideas, preguntas y curiosidades sobre el Libro de Mormón.
1. Sea paciente con el registro arqueológico

Primero,
es mejor ser paciente con el registro arqueológico. Todavía queda mucho
trabajo por hacer y mucho que aprender sobre la vida en la América
precolombina. La gran mayoría de las ruinas mesoamericanas permanecen
intactas bajo el espeso crecimiento de la jungla, 11 y otras áreas en las
Américas han recibido aún menos atención. Además, la preservación de los
huesos de los animales es muy pobre en las selvas húmedas de Mesoamérica. 12 Dado que el texto del
Libro de Mormón menciona caballos raramente, la probabilidad de encontrar huesos
u otros restos de sus caballos se vuelve aún más remota. 
Aún
así, varios elementos mencionados en el Libro de Mormón que alguna vez se
consideraron anacrónicos se han verificado desde entonces. 13 Es por eso que John
E. Clark, un Santo de los Últimos Días y prominente arqueólogo mesoamericano,
declaró: “el Libro de Mormón se ve mejor con la edad”. 14 Tales hallazgos
deberían instar a la precaución contra la realización de juicios finales
basados ​​en la ausencia de evidencia. 
2. Los pueblos del Libro de Mormón, como era de esperar, actuaron como
personas reales
Segundo,
se debe esperar que los pueblos del Libro de Mormón actúen y se comporten tal
como lo han hecho las personas reales a lo largo de la historia. Es
probable que, a su llegada, Nefi tuviera el mismo problema que muchos otros
históricamente al encontrarse con nuevas especies en la Tierra
Prometida. Por lo tanto, el antropólogo y erudito del Libro de Mormón John
L. Sorenson explicó: “los lehitas habrían seguido [prácticas comunes de
denominación] … al adaptar su nomenclatura hebrea para aplicarla a la nueva
fauna que encontraron”. 15
3. Una traducción divina debería ser una traducción real
Finalmente,
incluso una traducción divina debe tratarse como
una traducción real , con todas las complicaciones que
conlleva traducir un texto a un nuevo idioma. Después de estudiar
cuidadosamente la traducción del Libro de Mormón, Brant A. Gardner ofrece esta
importante advertencia: “el hecho de que tengamos el Libro de Mormón en
traducción requiere que observemos los anacronismos en el texto cuidadosamente. …
En la gran mayoría de los casos, es razonable que estemos viendo un anacronismo
de traducción en lugar de un anacronismo histórico “. dieciséis En última
instancia, cualquier traducción, pero especialmente una traducción divina,
puede invitar a sus lectores de manera deliberada y beneficiosa a preguntarse
sobre muchas cosas, alentándolos a estudiar más mientras les permite ejercer fe
al confrontar preguntas.
Otras lecturas
Wade E. Miller y Matthew Roper, ” Animales en el Libro de Mormón: desafíos y perspectivas “,  BYU Studies Quarterly  56, no. 4 (2017): 133-175.
Brant A. Gardner, “Anacronismos en el Libro de Mormón”, en A Reason for Faith: Navigating LDS Doctrine and Church History , ed. Laura Harris Hales (Salt Lake City y Provo, UT: Deseret Book and Religious Studies Center, Brigham Young University, 2016), 33–43.
Daniel Johnson, ” Evidencia ‘dura’ de los antiguos caballos estadounidenses “, BYU Studies Quarterly 54, no. 3 (2015): 149-179.
John L. Sorenson, Códice Mormón: Un libro antiguo americano (Salt Lake City y Provo, UT: Deseret Book y Neal A. Maxwell Institute for Religious Scholarship, 2013), 309–321.

  • 1. Loscaballos también se mencionan en 2 Nefi 12: 7 ; 15:28 ; 3 Nefi 21:14 , pero las tres son citas de las Escrituras bíblicas ( Isaías 2: 7 ; 5:28 ; Miqueas 5:10 ).
  • 2.Brant A. Gardner, Las Tradiciones del Padre: El Libro de Mormón como Historia (Salt Lake City, UT: Greg Kofford Books, 2015), 291. Véanse las observaciones similares hechas por John L. Sorenson, El Códice Mormón: Un Ancient American Book (Salt Lake City y Provo, UT: Deseret Book y Neal A. Maxwell Institute for Religious Scholarship, 2013), 315.
  • 3.Stephen D. Ricks, revisión de Lehi en el Deseret , Las obras recopiladas de Hugh Nibley: Volumen 5, por Hugh Nibley, Revisión de libros sobre el Libro de Mormón, 2 (1990): 139–140, explicaron: “Aceptar solo aquellos elementos del Libro de Mormón —o cualquier otro documento, para el caso— que concuerden con lo que ya se sabe es rechazarle cualquier valor probatorio primario y hacer que el Libro de Mormón, o cualquier otro documento, sea superfluo “. Ricks también agrega: “Sin embargo, cada nuevo documento de contenido religioso ha cambiado nuestra percepción del antiguo mundo religioso, a menudo radicalmente: las tabletas ugaríticas nos han dado nuestra primera visión detallada del panteón cananeo por ‘verdaderos creyentes’, los Rollos del Mar Muerto son los primeros documentos escritos por Esenios reales, los códices de Nag Hammadi proporcionan información sobre, entre otros asuntos, el llamado gnosticismo, por adherentes en lugar de oponentes “(p. 140). Dana M. Pike, ” Inscripciones israelitas de la época de Jeremías y Lehi “, enVislumbres de la Jerusalén de Lehi , ed. John W. Welch, David Rolph Seely y Jo Ann H. Seely (Provo, UT: FARMS, 2004), 195, explicaron: “debido a su gran tamaño y al gran lapso de tiempo que cubre, la Biblia preserva la historia, la cultura y la cultura. , y datos religiosos que de otro modo serían desconocidos si tuviéramos solo el corpus relativamente pequeño de las antiguas inscripciones israelitas “. El Libro de Mormón también cubre un vasto período de tiempo, por lo que también tendría información histórica desconocida a través de otras formas de evidencia. J. Maxwell Miller y John H. Hayes, Una historia del antiguo Israel y Judá2da ed. (Louisville, KY: Westminster / John Knox Press, 2006), 45: “La arqueología es más útil para comprender el entorno físico de una región y reconocer las tendencias generales en su cultura material. La arqueología es menos útil, a menos que se coordine con registros escritos, para determinar la identidad étnica de las personas que vivieron en la región o para tratar los detalles de su historia “.
  • 4.Anthony P. Andrews y Fernando Robles Castellanos, “Los períodos paleoamericano y arcaico en Yucatán”, en Pathways to Complexity: A View from the Maya Lowlandsed. M. Kathryn Brown y George J. Bey III (University Press of Florida, 2018), 26. Véanse las páginas 25–26 para una discusión completa de los huesos de caballo encontrados en asociación con cerámica arcaica y preclásica y un carbón con fecha de radiocarbono de California. 1840 a. C. Andrews y Castellanos reconocen que la estratigrafía es problemática y que hay muchas preguntas sin respuesta, pero no obstante creen: “Varios indicios plantean la posibilidad de que el caballo extinto haya sobrevivido hasta el Holoceno”. La época del Holoceno es la época actual en el tiempo geológico, y comenzó ca. 11000 aC, y el período arcaico en Mesoamérica es ca. 8000 a. C. – 2000 a. C. Los tiempos preclásicos comienzan ca. 2000 a.
  • 5.Daniel Johnson, ” Evidencia ‘ dura’ de los antiguos caballos estadounidenses “, BYU Studies Quarterly 54, no. 3 (2015): 149-179. También vea la nota corta, ” Una vez más: El caballo “, en Reexploring the Book of Mormon: A Decade of New Research , ed. John W. Welch (Salt Lake City y Provo, UT: Deseret Book and FARMS, 1992), 98–100.
  • 6.El primero de estos se informa en Wade E. Miller y Matthew Roper, ” Animales en el Libro de Mormón: desafíos y perspectivas “, BYU Studies Quarterly 56, no. 4 (2017): 164 (2.540 BP = aprox. 590 a. C.). Otros dos, encontrados en 2018, se informaron en ” Caballos ” BMC Newsletter , Year-End 2018, 16. El trabajo de Miller está en curso con más fechas para informar en el futuro, pendiente de publicación de revisión por pares. Para el informe anterior de las fechas de los caballos precolombinos que van desde 6000 a. C. hasta 1400 d. C. (pero ninguno directamente dentro de los plazos del Libro de Mormón), vea Wade E. Miller, Science and the Book of Mormon: Cureloms, Cumoms, Horses & More (Laguna Niguel, CA: KCT & Associates, 2010), 82.
  • 7.Brant A. Gardner, Segundo testigo: un comentario analítico y contextual sobre el Libro de Mormón , 6 vols. (Salt Lake City, Utah: Greg Kofford Books, 2007–2008), 1: 324–326 ofrece una buena discusión sobre este tema. Gardner explica sucintamente: “En cualquier caso, el encuentro con animales (y plantas) completamente nuevos crea una crisis lingüística. Por lo general, una solución ha sido adaptar una antigua designación al nuevo animal, incluso cuando no hay una conexión biológica. La conexión se basa en cierta similitud percibida, aunque aquellos con un conocimiento de ambos animales podrían no verlo ”(p. 325).
  • 8.El historiador griego Heródoto ( Historias 2.71.1), por ejemplo, habló de “caballos de río” (hipopótamo) que vio nadar en el Nilo mientras viajaba por Egipto. Tan sorprendente para Heródoto fue el parecido de estas criaturas hasta ahora desconocidas que incluso comentó que sus crines, colas y voces eran como las de un caballo. Ver Stephen Smoot, ” Una experiencia reciente con un manuscrito griego “, en Ploni Almoni , 9 de enero de 2015 (consultado el 7 de marzo de 2016).
  • 9.Ver John L. Sorenson, Un antiguo escenario americano para el Libro de Mormón (Salt Lake City y Provo, UT: Deseret Book and FARMS, 1985), 296; Sorenson, Códice Mormón, 313, 318–319; Neal Rappleye, “Los tzimins no son realmente tzimins (son caballos) ”, en Studio et Quoque Fide , 23 de junio de 2015 (consultado el 5 de marzo de 2016).
  • 10.Gardner, Las tradiciones del Padre , 292.
  • 11.Mark Alan Wright, ” El tapiz cultural de Mesoamérica “, Revista del Libro de Mormón y otras restauraciones, Escritura 22, núm. 2 (2013): 6: “Literalmente, miles de sitios arqueológicos salpican el paisaje mesoamericano, la gran mayoría de los cuales no sabemos prácticamente nada, aparte de sus ubicaciones. Solo en el área maya hay aproximadamente seis mil sitios conocidos, de los cuales menos de cincuenta han sido sometidos a excavaciones arqueológicas sistemáticas … Los arqueólogos estiman que menos del 1 por ciento de las antiguas ruinas mesoamericanas han sido descubiertas y estudiadas, dejando mucho por aprender “.
  • 12.Amber M. VanDerwarker, Agricultura, caza y pesca en el mundo olmeca (Austin, TX: University of Texas Press, 2006), 117; Miller, Science and the Book of Mormon , 28–29.
  • 13.Para ver varios ejemplos, consulte el ” Índice de aulladores ” , en Ether’s Cave , (consultado el 7 de marzo de 2016). Ver también Kevin Christensen, ” Retrospectiva sobre una crítica de la historicidad del Libro de Mormón “, FARMS Review 22, no. 2 (2010): 155–194; John E. Clark, “Tendencias arqueológicas y los orígenes del Libro de Mormón”, en The Worlds of Joseph Smith: A Bicentennial Conference en la Library of Congress , ed. John W. Welch (Provo, UT: BYU Press, 2006), 93–95.
  • 14.Clark, “Tendencias arqueológicas”, 94. Clark también explicó: “Estas deficiencias de evidencia negativa persisten, en su mayor parte, pero no deben distraer de las puntuaciones de otros elementos inusuales mencionados en el libro que han sido confirmados a través de la arqueología “Ni la posibilidad de que algún día se pueda encontrar evidencia faltante” (p. 95).
  • 15.Sorenson, Mormon’s Codex, 319. Además, “después de su llegada informaron la presencia de fauna nativa a la que aplicaron los nombres de animales del Cercano Oriente que se parecían” (p. 35).
  • 16.Brant A. Gardner, “Anacronismos en el Libro de Mormón”, en A Reason for Faith: Navigating LDS Doctrine and Church History , ed. Laura Harris Hales (Salt Lake City y Provo, UT: Deseret Book and Religious Studies Center, Brigham Young University, 2016), 41. Para su análisis completo de la traducción, ver Brant A. Gardner, The Gift and Power: Translating the Book de Mormón (Salt Lake City, UT: Greg Kofford Books, 2011).
  • FUENTE: bookofmormoncentral.org