¿Puedo ver los partidos de la Copa Mundial en el Día del Señor?


Estamos en una época muy
animada en el mundo, pues está aconteciendo la Copa del Mundo – un evento
futbolístico mundial que ocurre cada cuatro años ​​y estamos muy ansioso para
ver el óptimo desempeño de las selecciones en esta Copa. 

Nosotros, los santos
de los últimos días también amamos los deportes – incluso el fútbol. Muchas de
las capillas poseen canchas deportivas – y estamos incentivados a practicar
deportes. 

Sin embargo, algunos juegos, incluso la final del mundial, tendrán
lugar los domingos. ¿Es correcto para un miembro de la Iglesia ver partidos de
la Copa del domingo? Mejor dicho: ¿quebrantamos el Día del Señor al ver
deportes en el Día del Señor? 


¿Qué hacer y qué no hacer en el día del Señor?
La
primera parte de mi respuesta implica el gran principio del albedrío. Somos
libres para elegir lo que entendemos. Sin embargo, el albedrío no existe de
forma independiente, solo. Se requieren condiciones para que el albedrío sea
ejercido. El profeta Lehi explicó que para que el hombre escogiera a los
hombres tiene que ser investidos de la capacidad para ello, deben ser
“enseñados suficientemente para distinguir el bien del mal”, y hay
que haber una “ley” que prevea bendiciones por la obediencia y los
castigos desobediencia. También es necesaria una oposición (2 Nefi 2: 5-15). 

Pues bien, Dios nos ha dado mandamientos – leyes. Nos dio el mandamiento o la
ley del Día del Señor. Significa descansar de las labores semanales y honrar el
Día Santo. Si obedecemos este mandamiento recibimos bendiciones, si lo
desobedecemos dejamos de ser bendecidos y somos castigados o malditos. 

“El
Señor nos pide que santifiquemos su día. En una revelación dada a José Smith en
1831, el Señor ordenó a los santos que fueran a la casa de oración y ofrecieran
sus sacramentos, que descansar de sus labores y prestar sus devociones al
Altísimo (véase D. y C. 59: 9-12). 

Segundo, Él nos pide que descansemos de los
quehaceres diarios. Esto significa que no debemos hacer ningún trabajo que nos
impida dedicar total atención a las cosas espirituales. El Señor dijo a los
israelitas: “No harás ninguna obra, ni tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu
siervo, ni tu sierva, ni tu sierva” (Éxodo 20:10). “Nuestros profetas
dicen que no debemos hacer compras, cazar, pescar, ir a juegos o participar en
cualquier actividad similar en ese día.” (Manual Principios del Evangelio,
capítulo 24) 
Pero en vez de hacer una lista enorme de qué hacer o de qué no hacer
el domingo, podemos seguir el consejo del Presidente Russell M. Nelson: 
“¿Hasta qué punto santificamos el Día del Señor? Cuando yo era mucho más
joven, estudié el trabajo de otros que habían compilado listas de cosas para
hacer y cosas para no hacer en el Día del Señor. Fue sólo más tarde que aprendí
en las Escrituras que mi conducta y mi actitud en el día del Señor constituían
una señal entre mí y mi Padre Celestial. Con ese entendimiento, no necesitaba
más listas que hacer o evitar. Cuando tenía que tomar la decisión sobre una
actividad ser o no adecuada para el Día del Señor, simplemente me preguntaba:
“¿Qué señal quiero dar a Dios?” Esta pregunta hizo que mis elecciones
para el Día del Señor quedaran bien claras. “El Día del Señor es
deleitoso”, Conferencia General, abril de 2015).


¿Después de todo, es
cierto o incorrecto ver fútbol el domingo?
 

Bueno, la respuesta a esta pregunta
no puede ser genérica, pues cada persona debe decidir por sí misma. Tenemos
sólo 24 horas el domingo – de las cuales pasamos algún tiempo en la Iglesia (3
horas) y más tiempo aun durmiendo (alrededor de 8 horas). ¿Será que queremos
pasar algunas de las demás horas del día frente a una pantalla viendo juegos?
¿Será que la animación y pasión proveniente de los eventos deportivos combinan
con el Día del Señor? 

El Presidente Russel M. Nelson, en la época en que era
miembro del Quórum de los Doce Apóstoles, dijo algo interesante para
considerar: 

“La palabra religión literalmente significa” volver a
unirnos “o” reconectarnos “con Dios. La pregunta que debemos
hacer a nosotros es ésta: ¿Estamos seguros conectados con Dios de modo que
nuestra fe se haga evidente? ¿O es que, en realidad, estamos ligados a otra
cosa? He escuchado, por ejemplo, una mañana de lunes, gente hablando sobre los
juegos deportivos profesionales que se produjeron el domingo anterior. Para
algunos de esos ávidos fans, me pregunto si su “religión” sólo los
“reconectaría” a algún tipo de balón. “(” Dejen su fe
trascender “, Conferencia General, abril de 2014). 
El Libreto para la
fortaleza de la juventud declara: 
El domingo no es día de hacer compras,
participar en actividades recreativas o
eventos deportivos. No busquen
entretenimientos ni hagan compras ese día. (…)

La observancia del día del Señor va a acercarlos al Señor y
a su familia.
Esto les dará una perspectiva eterna y una fuerza espiritual. “(Observación del Día del Señor). Una joven
de Alemania llamada, Katrin Schulze, fue a hacer universidad lejos de su ciudad
natal, donde la gente no guarda el Día del Señor. “Mis padres me enseñaron
a mí ya mis hermanos la importancia de santificar el Día del Señor”,
cuenta ella. “Para nosotros, eso significaba no trabajar, no hacer compras
ni practicar deportes el domingo. No recuerdo las excepciones. “(Lea más
sobre su historia aquí) El mormonsud.net publicó algunas historias de personas
que decidieron no participar en eventos deportivos – incluso siendo esa su
profesión. Una de ellas: Capitán de la selección de Tahití se negó a jugar el
domingo. El día del Señor siempre estuvo asociado al sacrificio: sacrificio de
tiempo y voluntad: la disposición de hacer la voluntad de Dios en su Santo Día.
Los mandamientos pueden no ser fáciles, pero siempre se nos dan para nuestra
seguridad y felicidad. A pesar de todo lo que hablamos la decisión de ver o no
a los juegos es personal. Cualquiera que sea su decisión recuerde que debe
primero agradar a Dios y honrar Su Día – lo que significa, a veces, dejar de
hacer nuestra voluntad y no seguir nuestros caminos, ni pretender hacer nuestra
propia voluntad, ni hablar nuestras propias palabras. Y entonces, como
recompensa seremos reconocidos como el pueblo del convenio, sostenidos por Dios
y tendremos alegría (Isaías 58: 13-14).