Sirviendo una misión durante COVID-19. ¿Cómo es?

a través de sltrib . com
a través de sltrib . com

COVID-19 ha cambiado la obra misional de tiempo completo de muchas maneras. Como el resto de ustedes, me he preguntado cómo es exactamente la vida en el campo en este momento. Afortunadamente, tengo algunos amigos y familiares que sirven misiones en este momento, ¡y pude entrevistarlos! ¡Así es exactamente como es servir en una misión durante COVID-19!

En caso de que se lo pregunte, todos estos misioneros están sirviendo en los Estados Unidos. ¡Están ubicados en Nevada, Alabama y Kansas!

¿Cómo fue al principio?

Hermana Lowe: En nuestra misión, nunca usamos la tecnología para nada más que una llamada telefónica ocasional o un mensaje de texto. Facebook no estaba permitido. Entonces, nuestro mundo como misioneros se puso patas arriba cuando no pudimos contactarnos en la calle o visitar a la gente. De repente, todo con lo que teníamos que trabajar era con la tecnología.

Élder Lee: Cuando nos pusieron oficialmente en cuarentena, se nos pidió que nos quedáramos en nuestros apartamentos solo para irnos a la tienda y dar paseos periódicamente. Solo debíamos enseñar a las personas a utilizar la tecnología. Al principio, fue un poco deprimente. Fue bastante difícil pensar en cosas que hacer.

¿Qué más ha cambiado?

Élder Lee: Definitivamente hemos estado usando más la tecnología. Cada zona tiene una página de Facebook para conectarse con otros misioneros y miembros. ¡Algunas misiones incluso tienen presupuestos para publicitar sus publicaciones!

Hermana Curtis: Se requerían máscaras durante el servicio, en la tienda y en cualquier interacción social. No podíamos tocar puertas. Además, llegó un grupo de nuevos misioneros reasignados. ¡Ahora tenemos 244 misioneros en lugar de 175 desde la pandemia!

¿Cómo te mantuviste ocupado?

misioneros ancianos de pie con máscaras
a través de pri.org

Hermana Lowe: Por lo general, nos mantenemos ocupados haciendo llamadas telefónicas o chats de video, tanto miembros como no miembros. A veces daremos caminatas para tomar un poco de aire fresco. ¡Cada día es algo diferente!

Élder Lee: Este ha sido realmente el momento más eficiente y productivo de mi misión. Llamamos a gente nueva todos los días y usamos las redes sociales para contactar gente en línea. Debido a la tecnología, no tenemos que recorrer grandes distancias. Por lo tanto, podemos tener más lecciones a lo largo del día.

Hermana Curtis: De hecho, he estado más ocupada que antes. La Primera Presidencia publicó un documento de 14 páginas para todos los que sirvieron en una misión durante COVID-19 con ideas y actividades que todos podríamos estar haciendo. El departamento de misiones de la Iglesia creó la aplicación “Ed” para enseñarnos cómo encontrar, enseñar y bautizar también durante la pandemia mundial.

¿Cuándo puedes dejar el apartamento?

Élder Lee: Nuestra misión está autorizada a dar paseos cortos y al supermercado (cuando sea absolutamente necesario. También podemos ir a la iglesia para usar el wifi. Recientemente, se nos permite volver a enseñar en los hogares si se nos invita. requerido durante esas citas.

Hermana Curtis: Al principio, no podíamos salir del apartamento en absoluto excepto los lunes para ir de compras. Poco a poco, después de unas semanas, pudimos salir a caminar. Ahora, podemos ir a enseñar a la gente siempre que estemos afuera y usemos máscaras.

¿Cómo puedes enseñar?

Hermana Larson: Ha sido bastante difícil enseñar porque la gente no quería usar la tecnología y muchos dejaron de responder. Sin embargo, hemos podido enseñar a familiares y amigos en casa, ¡lo cual ha sido genial!

Élder Lee: Llamamos a la gente por teléfono y tenemos lecciones con ellos. Zoom y Facebook Messenger también funcionan para lecciones de video chat. A partir de junio se nos permitió tener lecciones en la iglesia. Ahora, podemos tener lecciones en los hogares si nos invitan. Solo tenemos que mantener la distancia social y usar máscaras.

¿Cómo es encontrar?

dos hermanas misioneras en casa haciendo transmisión en vivo
a través de thechurchnews . com

Hermana Lowe: ¡Hemos podido encontrar mucha gente para enseñar! La tecnología ha traído un montón de milagros. Tenemos que usar el Espíritu para saber cómo el Señor quiere que Su obra se realice a través de nuestros dispositivos. ¡Siempre hay bendiciones cuando actuamos según las impresiones!

Élder Lee: Encontrar no ha sido lo más exitoso para mí. Sin embargo, he tenido más éxito llamando a personas a las que se les ha enseñado antes. Las redes sociales también han ayudado. ¡Una de nuestras zonas ha encontrado cientos de personas a través de Facebook y muchas de esas personas fueron bautizadas!

¿Cómo son las transferencias (cambios)?

Hermana Larson: Ha sido una locura. En mi primera área al comienzo de COVID-19, nunca conocí a nadie en persona. Nunca fui a la casa de nadie y no conocía a nadie allí. Todavía es triste para mí cómo no llegué a conocer esa área.

Hermana Lowe: Cada semana vienen misioneros reasignados. No sabemos cuándo ni dónde nos van a transferir, por lo que siempre debes estar listo. Todo el mundo se ha visto afectado por ello. Es difícil conocer una zona, pero hay gente preparada en cada zona. ¡Cada cambio ocurre por una razón!

Élder Lee: Ser transferido durante la cuarentena es realmente difícil. Pasé unos 3 meses en un área y nunca conocí ni a la mitad del barrio. Sin embargo, si tienes un compañero que ha estado en la zona, es bastante fácil.

¿Ha podido seguir trabajando con los miembros?

Hermana Lowe: Pasamos una hora o dos todos los días llamando a los miembros de nuestro barrio. ¡Nos encanta ver cómo les va! Se unen a nosotros en las lecciones de video chat que tenemos con los investigadores. Siento que los hemos conocido aún mejor gracias a COVID-19.

Élder Lee: En realidad, ahora es más fácil trabajar con los miembros. Cuando tenemos lecciones de video chat, invitamos a un miembro a unirse. Creo que ha hecho que la obra misional sea más conveniente para los miembros.

¿Cuáles son los mayores desafíos / dificultades?

dos hermanas misioneras que enseñan a alguien que está sirviendo en la misión durante el COVID-19 con máscaras
a través de wdnonline . com

Hermana Lowe: Soy extrovertida y me encanta estar afuera hablando con la gente. El encierro se sintió como si estuviéramos en prisión sentados dentro de nuestro apartamento solos todo el día. Mentalmente fue lo más difícil que he hecho en mi vida. No era lo que pensé que sería servir en una misión. Había tantas incógnitas. Con el tiempo extra para pensar en nosotros mismos, es muy fácil para Satanás poner dudas y desánimo en nuestras cabezas.

Élder Lee: La parte más difícil ha sido estar sentado quieto durante horas. Estamos en la computadora y el teléfono durante tanto tiempo y nos cansamos de eso. Creo que a veces puede ser difícil concentrarse en los contactos o en las lecciones cuando está enseñando por teléfono solo porque puede tener diferentes distracciones a su alrededor.

¿Los positivos?

Hermana Curtis: ¡Me he acercado más a mi Salvador! Los milagros no han cesado durante este tiempo. He podido utilizar la tecnología de manera más eficaz y difundir el evangelio. ¡También he podido enseñar a mi propia familia!

Élder Lee: Servir en una misión durante COVID-19 me ha hecho mas humilde. Mis compañeros y yo, y los que nos rodean, nos hemos dado cuenta de lo que más importa en la vida. A través de las redes sociales, estamos más involucrados en la vida de los miembros y los investigadores.

¿Cómo se ha fortalecido tu testimonio?

Hermana Lowe: Durante la pandemia, me sentí deprimida, sola y vacía. Jesucristo también estuvo solo cuando sufrió por nosotros. Él sabe exactamente lo que sentí por mí y por todos. Ahora, más que nunca, hay personas que necesitan saber quién es Jesucristo. Mi objetivo durante el autoaislamiento es ayudar a otros a sentir el amor de Dios a través de mí. Lo he sentido y visto Su mano tantas veces a través de todo esto.

Élder Lee: Al recordar los diferentes ajustes que hizo la Iglesia con respecto a la ministración, el diezmo en línea y  Ven, sígueme , veo cómo el Señor nos preparó a través de Sus siervos elegidos para estar preparados para esta pandemia. ¡La obra del Señor no se detendrá!

Hermana Larson: He aprendido a confiar en el Señor. Su plan es perfecto, no el mío. Él sabe exactamente lo que necesito, incluso si no es exactamente lo que quiero. He aprendido a confiar en mi Salvador y a saber cuánto me ama a mí y a todas las personas de esta tierra.

¿Conoce a alguien que esté a punto de servir en una misión durante COVID-19? ¡Asegúrate de compartir este artículo con ellos! 

Fuente: thirdhour.org