3 razones por las que puedes no estar recibiendo revelación


En este año el profeta nos ha animado a “pensar profundamente y con frecuencia sobre esta pregunta clave: ¿Cómo lo escuchas?

Y tal vez cuando haya meditado esta pregunta, se haya encontrado preguntando: “¿Por qué no lo escucho?”

Las notas a pie de página del discurso de élder Neil L. Andersen “Recuerdos espiritualmente decisivos incluyen algunas ideas de por qué no escuchamos la voz del Señor. Aquí hay tres razones por las cuales la revelación podría no llegar.

1. Podríamos estar “perdiendo la sensibilidad”.

En la nota a pie de página 17 de su discurso, el élder Andersen comparte una declaración poderosa: “Los sentimientos siempre acompañan al conocimiento espiritual”. Encontré el uso de la palabra “siempre” particularmente conmovedor. El conocimiento espiritual siempre tendrá sentimientos con él.

Pero podemos llegar al punto en el que no recibimos ese conocimiento porque estamos “perdiendo la sensibilidad”. El élder Andersen luego hace referencia a las palabras que Nefi habló a sus hermanos: Sois prontos en cometer iniquidad, pero lentos en recordar al Señor vuestro Dios. Habéis visto a un ángel; y él os habló; sí, habéis oído su voz de cuando en cuando; y os ha hablado con una voz apacible y delicada, pero habíais dejado de sentir, de modo que no pudisteis sentir sus palabras; por tanto, os ha hablado como con voz de trueno que hizo temblar la tierra como si fuera a partirse”.1 Nefi 17:45 ).

En la conferencia general de abril de 2004 , el presidente James E. Faust habló sobre cómo podemos perder la sensibilidad de escuchar al Señor:

Mi primera radio fue un set de cristal. era muy difícil sintonizarla en la frecuencia de una estación en particular; literalmente tenía que rozar con el fino alambre receptor la superficie del áspero cristal para encontrar el punto exacto, una diminuta muesca o punta en el cristal que era la que recibía la señal.

Solo a un milímetro de distancia a cada lado de ese punto, perdería la señal y obtendría una estática rasposa. Con el tiempo, con paciencia y perseverancia, buena vista y una mano firme, aprendí a encontrar el punto de señal en el cristal sin demasiada dificultad.

Así es con la inspiración. Debemos sintonizarnos con la inspiración de Dios y desconectar la estática áspera. Tenemos que trabajar para ser sintonizados. La mayoría de nosotros necesitamos mucho tiempo para sintonizarnos. Cuando era una Autoridad General recién llamada, el Presidente Marion G. Romney, que tenía más de 70 años en ese momento, nos dijo: “Yo sé cuándo obro dirigido por el Espíritu y cuándo no“. La capacidad de reconocer cuándo nos guía el Espíritu es un don supremo..

En términos de comunicación moderna, los aparatos de radio de cristal nos ayudaron a salir de la era oscura de la comunicación. Con tecnología avanzada, los teléfonos celulares se utilizan para gran parte de la comunicación en nuestro tiempo. Ocasionalmente, sin embargo, encontramos puntos muertos donde falla la señal que llega a un teléfono celular. Esto puede suceder cuando el usuario del teléfono celular está en un túnel o un cañón o cuando hay otra interferencia.

Así es con la comunicación divina. La voz, aunque es suave y apaciblees sumamente poderosa y“ a través de todas las cosas susurra y penetra”. ( Doctrina y Convenios 85: 6 ).

Pero al igual que mi antiguo conjunto de cristal, el mensaje puede estar allí, pero no lo captamos. Quizás algo en nuestras vidas nos impide escuchar el mensaje porque hemos “dejado de sentir” ( 1 Nefi 17:45 ).

A menudo nos ponemos en un punto muerto espiritual, en lugares y condiciones que bloquean los mensajes divinos. Algunos de esos puntos muertos pueden ser el enojo, la pornografía, la transgresión, el egoísmo y otras situaciones que ofenden al Espíritu.

Durante los momentos en que la revelación no llega, quizás podamos preguntarnos si nosotros también hemos “dejado de sentir”. Y si es así, tal vez podamos reflexionar en cuanto a que nos puso en ese “punto muerto espiritual”.

2. Podríamos estar compartiendo nuestras experiencias espirituales sagradas. 

En su discurso de la conferencia general, el élder Andersen dice: “Algunas experiencias son tan sagradas que las guardamos en nuestra memoria espiritual y no las compartimos”.

En la nota 20 de su discurso, comparte dos enseñanzas relacionadas con esta declaración:

• “A muchos les es concedido conocer los amisterios de Dios; sin embargo, se les impone un mandamiento estricto de que no han de darlos a conocer bsino de acuerdo con aquella porción de su palabra que él concede a los hijos de los hombres, conforme a la atención y la diligencia que le rinden.“( Alma 12: 9 ).


• El élder Neal A. Maxwell dijo : “Se necesita inspiración para saber cuándo compartir [experiencias espirituales]. Recuerdo haber escuchado al presidente Marion G. Romney, que combinaba la perspicacia con la sabiduría, decir: ‘Tendríamos más experiencias espirituales si no habláramos tanto de ellas’”. (‘Called to serve’, devocional de la Universidad Brigham Young, 27 Marzo de 1994, speeches.byu.edu)

Sí, hay momentos en los que es apropiado compartir experiencias espirituales, pero el consejo del presidente Romney me pareció interesante, que tendríamos más experiencias espirituales si no hablamos tanto de ellas.

El presidente Boyd K. Packer dio este consejo : “También he llegado a creer que no es prudente hablar continuamente de experiencias espirituales inusuales. Deben ser custodiados con cuidado y compartidos solo cuando el Espíritu mismo te pida que los uses para la bendición de los demás “.

3. Podríamos estar olvidando qué revelación nos ha dado el Señor. 

En su discurso de la conferencia general, el élder Andersen nos anima a dejar que nuestros recuerdos sagrados “traigan paciencia a [nuestras] dudas y comprensión a [nuestras] dificultades”. El élder Andersen amplía esto en la nota 25 de su discurso:

Una de las citas favoritas del presidente Thomas S. Monson es del poeta escocés James M. Barrie: “Dios nos dio recuerdos, para que pudiéramos tener rosas de primavera en el invierno de nuestras vidas”. Lo mismo ocurre con los recuerdos espirituales. Pueden ser de gran ayuda en los momentos fríos y difíciles de nuestras vidas cuando necesitamos esos recuerdos espirituales de “primavera”.

En tiempos de dudas y dificultades, quizás podamos recurrir a nuestros recuerdos espirituales de “primavera”. Podemos recordar los tiempos en que el Señor habló “paz a [nuestra] mente [s] con respecto al asunto” ( D. y C. 6:22 ).

Persistiendo con paciencia

Como misionero, constantemente me preguntaba si estaba haciendo mi parte para recibir revelación personal. Uno de mis líderes me dio una copia de los comentarios que el élder Richard G. Scott compartió con los misioneros en octubre de 2010. En el discurso dice:

“Ten paciencia a medida que perfeccionas tu habilidad para ser guiado por el Espíritu. Ese es un don muy valioso así como una garantía de que gracias a tu esfuerzo perfeccionarás esa habilidad”. – Élder Richard G. Scott

La revelación podría no venir de inmediato. Y habrá momentos en los que debemos confiar especialmente en nuestros “recuerdos espiritualmente decisivos” en momentos de duda y dificultad. Pero, a medida que seamos pacientes, perfeccionaremos este valioso don.

Fuente: ldsliving.com