Cómo el élder Uchtdorf logró su sueño de convertirse en piloto

Leyendo las Escrituras
Leyendo las Escrituras

Los líderes de la Iglesia recurrieron a las redes sociales esta semana para escribir sobre cómo acercarse a Dios, la importancia del esfuerzo constante del evangelio y su gozo en que los miembros sigan al Señor.

Cuando el élder Dieter F. Uchtdorf, del Quórum de los Doce Apóstoles, era joven, se paraba en la cerca de un aeropuerto internacional y observaba las “magníficas máquinas voladoras”. Quería estar en la cabina de uno de esos aviones y trepar por encima de las nubes, viajando hacia nuevos horizontes.

Pero el sueño parecía imposible. “No nací en la riqueza”, explicó el élder Uchtdorf en una publicación de Instagram del 16 de agosto. “Mi familia había sido refugiada dos veces, tomando solo lo que podíamos llevar”. También fue considerado un forastero por algunos. Y tenía que pasar las tardes y los fines de semana trabajando en el negocio de lavandería de su familia.

Hoy en día, muchas personas podrían pensar que sus sueños también están fuera del ámbito de lo posible. Pero, si el Apóstol y el piloto de la aerolínea pudiera hablar con su yo joven, diría: “No va a ser fácil, pero puedes hacerlo. Estarás bien. El viaje estará lleno de desafíos, Dieter. Pero la lucha en sí misma te transformará en la persona que quieres ser. … Confía en Dios. Quiero que sepa que si hace su parte, las cosas saldrán bien ”. ⁣

Es el mismo consejo que el élder Uchtdorf les dio a los jóvenes en las redes sociales: “[Si] continúas poniendo un pie delante del otro y te esfuerzas cada día por seguir tu plan, las cosas saldrán bien y alcanzarás tus metas. … Y, sobre todo, recuerda que si confías en el Señor, aprendes de Él, tienes fe en Él, Él dirigirá tu camino ”.

View this post on Instagram

When I think of you youth and young adults, I feel a deep tenderness toward you. When I think of you, I see me!⁣ ⁣ As a young man, I stood at the fence of an international airport and watched those “magnificent flying machines.” How I wanted to be in the cockpit of one of those impressive airplanes and feel the thrill of rising up from the ground, climbing above the clouds, and traveling unto new horizons.⁣ ⁣ But was that dream possible? I was not born into wealth. My family had twice been refugees, taking only what we could carry. I was considered by some to be an outsider. While other children played with their friends, I had to spend my afternoons and weekends working in our family laundry business, often as a delivery boy.⁣ ⁣ I say this because some of you might also be wondering if your dreams will ever become reality. I understand what you are feeling. If I could go back in time and talk to that young boy who stood on the other side of the fence yearning for a better future, I would say:⁣ ⁣ “It’s not going to be easy, but you can do it. You will be all right. The journey will be filled with challenges, Dieter. But the struggle itself will transform you into the person you want to be. Work hard. Be consistent. Focus on the things you can change, not so much on the things you cannot change. Have faith. Have hope. Trust in God. Know that if you do your part, things will work out.”⁣ ⁣ This is also my advice to you today. No matter how far away your destination feels, know this: you may not get to where you want to go in a day or a week or even a year. But if you continue to place one foot in front of the other and strive each day to follow your plan, things will work out and you will reach your goals. You will certainly find surprises and unexpected challenges during your adventure, but those are the things that make a successful story—your life story! And, especially, remember that if you trust in the Lord, learn of Him, have faith in Him, He will direct your path.

A post shared by Dieter F. Uchtdorf (@dieterfuchtdorf) on

Todo el mundo tiene momentos en los que su patrón de lectura de las Escrituras se interrumpe, cuando eligen no orar o cuando eligen ignorar los mandamientos por un tiempo.

Sin embargo, el presidente Henry B. Eyring , segundo consejero de la Primera Presidencia, advirtió en una publicación de Facebook del 20 de agosto: “No se te concederá el deseo de recibir un testimonio vivo si olvidas la advertencia y la promesa de Alma 32:40 : ‘si no cultiváis la palabra, mirando hacia adelante con el ojo de la fe a su fruto, nunca podréis recoger el fruto del árbol de la vida.’”.

El deleitarse en la palabra de Dios, la oración y la obediencia a los mandamientos de Dios deben aplicarse continuamente para que el testimonio de uno crezca y prospere, continuó. 

“A medida que su testimonio crezca, llegará a sentir que la luz crece en su vida. No vendrá sin esfuerzo. Pero llegará a medida que su testimonio crezca y elija nutrirlo.”

Todos nosotros a veces tenemos circunstancias más allá de nuestro control que interrumpen nuestro patrón de estudio de las Escrituras. Puede haber períodos de tiempo en los que elegimos por alguna razón no orar. Puede haber mandamientos que elegimos por un tiempo para ignorar.

Pero no tendrás tu deseo de testimonio vivo concedido si olvidas la advertencia y la promesa en Alma 32:40: ′′ Y así, si no nutrís la palabra, mirando hacia adelante con un ojo de fe al fruto de ella, Nunca podéis arrancar del fruto del árbol de la vida.”

En una conferencia general anterior enseñé que el banquete de la palabra de Dios, la oración sincera y la obediencia a los mandamientos del Señor deben aplicarse uniforme y continuamente para que su testimonio crezca y prospere. A medida que tu testimonio crezca, llegarás a sentirte ligero creciendo en tu vida. No vendrá sin esfuerzo. Pero vendrá a medida que crezca tu testimonio y eliges nutrirlo.

Serás una luz para el mundo mientras compartes tu testimonio con otros. Reflexionarás a otros la Luz de Cristo en tu vida. El Señor encontrará caminos para que esa luz toque a los que amas. Y a través de la fe combinada y el testimonio de sus hijas e hijos, Dios tocará la vida de millones en su reino y en todo el mundo con Su luz.

A principios de año, la hermana Michelle Craig , primera consejera de la presidencia general de las Mujeres Jóvenes, compró una nueva copia en rústica del Libro de Mormón con márgenes amplios. En él, ha estado escribiendo impresiones, preguntas y pensamientos en cada página: “y estoy aprendiendo mucho”, escribió en una publicación de Facebook el 16 de agosto.

Como ella ha tratado intencionalmente de escuchar la voz del Señor, “me he dado cuenta de la importancia de hacer tiempo para escuchar Su voz, de hacer tiempo para estar quieta”, escribió. “En los momentos de tranquilidad es mucho más fácil escuchar los susurros del Espíritu”.

La hermana Craig compartió lo que una amiga le dijo una vez, que “necesitamos crear márgenes en nuestras propias vidas en los que Dios pueda escribir en nuestros corazones y mentes, márgenes de quietud y tranquilidad”.

Libro de Mormón

El élder Dale G. Renlund, del Quórum de los Doce Apóstoles, escribió sobre la relación entre el Padre Celestial y Jesucristo y cada uno de los hijos de Dios a través de la oración, en un par de tweets del 18 de agosto.

“Cuando consideramos la bondad de nuestro Padre Celestial y Jesucristo, nuestra confianza en Ellos aumenta. Nuestras oraciones cambian porque sabemos que Dios es nuestro Padre y nosotros somos Sus hijos ”, escribió.

Al orar, uno no cambia la voluntad de Dios, sino que busca alinear la propia voluntad con la Suya, continuó el élder Renlund, “y asegurarnos las bendiciones que Él quiere conceder, condicionadas a que las pidamos”.

Cuando la hermana Lisa Harkness , primera consejera de la presidencia general de la Primaria, conoció a niños de todo el mundo, se sintió conmovida por sus profundos deseos de aprender y crecer.

En una publicación de Facebook del 20 de agosto, la hermana Harkness escribió sobre su visita a Madagascar y la República Democrática del Congo el otoño pasado. Cuando compartió copias en francés y malgache de la revista “Friend”, “Mi corazón se conmovió al ver a estos niños mirar con alegría las páginas y las imágenes de la revista”, escribió.

Esta experiencia, junto con otras, la ha entusiasmado con las nuevas revistas que la Iglesia publicará en 2021 . 

“Estas revistas serán una ayuda y una herramienta práctica para ayudarnos a aprender el evangelio de Jesucristo y aplicar sus principios en la vida cotidiana”, escribió. “A medida que estudiamos las Escrituras y las palabras de los profetas modernos, estas revistas también nos ayudarán en nuestros esfuerzos por enseñar el Evangelio y ayudar a todos a ‘escucharlo’”.

Lisa L. Harkness

El 16 de agosto, el presidente Russell M. Nelson recurrió a las redes sociales para agradecer a quienes contribuyeron con el servicio y el trabajo humanitario durante la pandemia de COVID-19.

La pandemia ha provocado el mayor proyecto humanitario en el que ha participado la Iglesia hasta la fecha. 

“Hasta la fecha, hemos participado en 757 proyectos en 137 países, gastando muchos millones de dólares. Se requerirá mucho más tiempo y esfuerzo en el futuro cercano, y la Iglesia está ansiosa por seguir ayudando ”, escribió el presidente Nelson en una publicación de Instagram.

La mayor parte del alivio provino de miembros de la Iglesia que han aumentado las ofrendas de ayuno voluntarias y las contribuciones a los fondos humanitarios de la Iglesia, han trabajado para ayudar a las víctimas del COVID-19, han preparado y proporcionado equipos de protección para los cuidadores y han cosido millones de máscaras. “Y esto mientras nuestros miembros continúan alimentando a los hambrientos, ayudando a los refugiados y trabajando para aliviar los daños causados ​​por los desastres naturales, donde sea que ocurran en todo el mundo”.

Ver esta publicación en Instagram

One positive outcome of the COVID-19 pandemic is a tremendous opportunity for service and humanitarian work. COVID-19 has brought about the largest humanitarian project of the Church to date. To date, we have participated in 757 projects in 137 countries, spending many millions of dollars. Much more time and effort will be required in the near future, and the Church is eager to continue to help. Where does all that relief come from? Mostly from our members. Voluntary fast offerings from our members have actually increased, as well as voluntary contributions to our humanitarian funds. Further, many members of the Church have labored to render assistance to COVID-19 victims. They have prepared and provided personal protective gear for caregivers. Thousands of Relief Society sisters in many countries have made millions of masks. And this while our members continue to feed the hungry, assist refugees, and labor to relieve damage caused by natural disasters, wherever they occur throughout the world. So, my dear friends, I thank you for your efforts and your contributions. Together we will overcome this difficult time. The Lord will bless you as you continue to bless others.

Una publicación compartida de Russell M. Nelson (@russellmnelson) el

Fuente: thechurchnews.com