El élder Uchtdorf en devocional misional virtual: Una mirada al impacto de la pandemia, usando tecnología y haciendo discípulos

El élder Dieter F. Uchtdorf habla en un devocional misionero virtual transmitido el 13 de agosto de 2020. Crédito: Intellectual Reserve, Inc.
El élder Dieter F. Uchtdorf habla en un devocional misionero virtual transmitido el 13 de agosto de 2020. Crédito: Intellectual Reserve, Inc.

Los conocimientos adquiridos durante la actual pandemia mundial de COVID-19 pueden ayudar a los misioneros con futuros éxitos, y el élder Dieter F. Uchtdorf aconsejó a los misioneros de tiempo completo que “se concentren en las cosas que pueden hacer y no en las que no pueden hacer”, enfatizó.

“Este principio es especialmente cierto durante este tiempo de incertidumbre”, agregó el miembro del Quórum de los Doce Apóstoles y presidente del Comité Ejecutivo Misional de la Iglesia mientras hablaba en un devocional misional virtual transmitido el 13 de agosto, a todos los que sirven en todo el mundo: incluidos los que asisten a las sesiones del CCM en línea en casa.

Destacó la tecnología, incluidos los teléfonos inteligentes y las redes sociales, como una herramienta de muchos medios inspirados para compartir el evangelio del Señor de manera normal y natural, y les dijo a los misioneros que no subestimaran su valor.

Los misioneros usan dispositivos digitales, en una diapositiva de presentación del discurso virtual del devocional misional del 13 de agosto de 2020 del élder Dieter F.Uchtdorf.
Los misioneros usan dispositivos digitales, en una diapositiva de presentación del discurso virtual del devocional misional del 13 de agosto de 2020 del élder Dieter F.Uchtdorf. Crédito: Reserva Intelectual, Inc.

El tema de la tecnología se entrelazó a lo largo de sus comentarios devocionales, cuando el élder Uchtdorf observó el impacto de la pandemia en la fuerza misional de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y recordó un discurso histórico de 1974 sobre la obra misional y recordó a los misioneros su papel. en la Gran Comisión en “hacer discípulos”.

Y también ofreció una advertencia.

“Cuando se levanten nuevamente las restricciones públicas, sea prudente resistir la tentación de volver a las ‘viejas costumbres’, que con demasiada frecuencia no funcionaron muy bien de todos modos. Necesita ‘volver al futuro’, y le prometo un futuro muy brillante con oportunidades nuevas y emocionantes. Este trabajo avanzará y ascenderá ”.

El impacto de la pandemia

El élder Uchtdorf comenzó dando “una idea de la situación en la que nos encontramos en este momento”, una breve mirada a cómo la pandemia impactó a los misioneros y líderes de misión.

A principios de febrero, antes del brote mundial, casi 68.000 misioneros estaban sirviendo a tiempo completo. A fines de abril, después de las publicaciones sobre ajustes pandémicos, el número se redujo a aproximadamente 42,000. El total de hoy supera los 52.000 misioneros.

Cuando la Iglesia devolvió a los misioneros a sus países de origen, casi 32.000 fueron reubicados en un período de tiempo relativamente corto.

En la actualidad, unos 400 misioneros en misiones en todo el mundo han extendido su servicio, sin poder regresar a casa, dijo. Además, 24 presidentes de misión y acompañantes han ampliado sus asignaciones para adaptarse a las restricciones de viaje y visas, mientras que se ha llamado a 21 parejas locales para que sirvan como líderes de misión interinos hasta que lleguen los reemplazos.

Y los misioneros en más de 200 misiones del total de 407 misiones de la Iglesia están trabajando principalmente desde sus departamentos utilizando tecnología y otros medios para compartir el evangelio.

“Estos son tiempos desafiantes para nuestro servicio misional mundial”, dijo, y agregó que Dios no se ha sorprendido por los eventos que han puesto al mundo en conmoción. “Él ha preparado los medios para ayudarnos a llevar el evangelio a las personas de este mundo en estos días extraordinarios”.

Discurso del presidente Kimball en 1974

El élder Uchtdorf recordó el discurso del presidente Spencer W. Kimball de abril de 1974 sobre la obra misional, “ Cuando el mundo se convierta ”. El difunto presidente de la Iglesia pidió “métodos mejores y adicionales de acercamiento” para los misioneros, diciendo “Creo que el Señor está ansioso por poner en nuestras manos inventos que los laicos apenas hemos vislumbrado”.

El presidente Kimball también expresó su expectativa por los avances en la nueva tecnología satelital, así como por el momento en que las personas de todo el mundo pudieran “escuchar el sonido [del evangelio] en su propio idioma y de una manera que puedan captar y comprender”.

El élder Uchtdorf dijo: “Él imaginó el día en que los misioneros podrían recibir dispositivos portátiles que los ayudarían a enseñar el Evangelio. Hace cincuenta años, estaba pensando en pequeños dispositivos de grabación, pero el Señor tenía planes mucho más grandes, reconociendo lo que es posible hoy “.

El Apóstol subrayó el uso de teléfonos inteligentes, redes sociales y otras tecnologías en la obra misional. “Se ha dicho que la pandemia reciente puede haber sido un ‘reinicio divino‘ que podría ayudarnos a recalibrar nuestros esfuerzos para llegar a más personas, y especialmente a una audiencia más joven”.

Es posible que los misioneros anteriores hayan limitado su pensamiento sobre cómo llevar el evangelio al mundo, usando la tecnología solo cuando las distancias geográficas lo obligan a hacerlo, dijo.

“Ahora, a raíz de lo que hemos aprendido durante este difícil período de tiempo, nos damos cuenta de que el uso de la tecnología es una bendición en formas que no habíamos considerado. En lugar de ser el último recurso, la tecnología debe considerarse desde el principio como una opción para que podamos ser más eficientes y efectivos “.

Haciendo discípulos

El élder Uchtdorf enfatizó el significado de “hacer discípulos” de “la Gran Comisión”: “Id, pues, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo” (Mateo 28: 19).

Ser comisionado por el Salvador significa que Él ha elegido formalmente discípulos para llevar a cabo la obra del Padre, dijo el élder Uchtdorf, y la comisión recae en los Apóstoles vivientes hoy, como lo hizo en la antigüedad. “Ustedes, misioneros, han sido llamados, apartados y comisionados para ayudar al Salvador y a los Apóstoles vivientes en esta gran obra”.

Al instar a sus oyentes a compartir el Evangelio “de manera normal y natural”, el élder Uchtdorf dijo que los misioneros eficaces de las Escrituras y a lo largo de la historia moderna de la Iglesia se han conectado con personas, se han relacionado con ellas, han mostrado interés en ellas y han compartido lo que sienten por sí mismas. corazones.

Alentó a los misioneros de hoy a usar las habilidades sociales y tecnológicas que ya habían aprendido en su juventud y a aplicarlas para llegar a las personas en persona o mediante la tecnología moderna.

Los misioneros participan en actos de servicio, como se muestra en una diapositiva de presentación del discurso del devocional virtual misional del 13 de agosto de 2020 del élder Dieter F.Uchtdorf.
Los misioneros participan en actos de servicio, como se muestra en una diapositiva de presentación del discurso del devocional virtual misional del 13 de agosto de 2020 del élder Dieter F.Uchtdorf. Crédito: Reserva Intelectual, Inc.

“El cambio de sus vidas antes de sus misiones de tiempo completo a lo que hacen como misioneros será más fácil de negociar si interactúa con las personas de manera normal y natural. Recuerde que, al igual que usted, son hijos del Padre Celestial. Son tus hermanos y hermanas “.

El Apóstol también invitó a los misioneros a servir y ministrar a los demás, ayudando a los miembros de la Iglesia en sus esfuerzos por invitar a otros a “venir y ayudar, venir y ver, venir y pertenecer”.

Mencionó dos de las muchas bendiciones que provienen del servicio desinteresado: que quienes sirven se sientan parte de una causa mayor, y que el servicio a los demás ayuda a fomentar el interés de las personas en los misioneros y su propósito.

Una invitación y una promesa

El élder Uchtdorf cerró mostrando la pintura de Frans Schwartz de 1898 “Agonía en el huerto”, una copia de la cual se encuentra en la oficina de su casa. Citó la profecía del Antiguo Testamento sobre el sufrimiento de Jesús en Getsemaní: “Yo solo he pisado el lagar; y del pueblo no había nadie conmigo ”(Isaías 63: 3) – y el versículo del Nuevo Testamento,“ Y se le apareció un ángel del cielo para fortalecerlo ”(Lucas 22:43).

Un primer plano de la pintura original de BYU, “Agonía en el huerto”, de Frans Schwartz, como se muestra en una diapositiva de presentación del discurso del devocional virtual misional del élder Dieter F. Uchtdorf del 13 de agosto de 2020.
Un primer plano de la pintura original de BYU, “Agonía en el huerto”, de Frans Schwartz, como se muestra en una diapositiva de presentación del discurso del devocional virtual misional del élder Dieter F. Uchtdorf del 13 de agosto de 2020. Crédito: Reserva Intelectual, Inc.

“Debido al gran e infinito sacrificio del Hijo de Dios viviente, tú y yo nunca tendremos que recorrer un camino tan solitario”, dijo el élder Uchtdorf. “El arrepentimiento y el perdón, la esperanza y la felicidad, están disponibles para ti y para mí gracias a Jesucristo nuestro Maestro. Él caminará a tu lado y enviará ángeles para fortalecerte en la hora de necesidad.

“El Salvador del mundo te invita a confiar en Él. Promete esperanza y paz a vuestras almas. Te pide que no tengas miedo sino que tengas coraje. Esta invitación y promesa son específicamente para ti. Estás llamado a servir y compartir las buenas nuevas del evangelio restaurado de Jesucristo con todas las personas y naciones ”.

Fuente: thechurchnews.com